Municipio de Osorno invita a madres temporeras a inscribir a sus hijos en centros de atención de verano

Por:

Corresponsal El Vacanudo
03/01/2015

Este programa va en beneficio de menores de 6 a 12 años y tiene por objetivo apoyar a muchas madres que no cuentan con un espacio físico y el cuidado de un adulto responsable donde dejar a sus hijos al momento de efectuar labores de temporera.

El próximo lunes 5 se iniciarán las inscripciones para que las osorninas que realizan labores productivas de temporada envíen a sus hijos a los dos “Centros para Niños y Niñas con Cuidadores Principales Temporeros” que funcionarán en las Escuelas y Juan Ricardo Sánchez, en Francke; y la Escuela Lago Rupanco, en Ovejería, un proyecto a cargo del municipio de Osorno y que se ejecutará hasta el 20 de febrero.

Este programa va en beneficio de menores de 6 a 12 años y tiene por objetivo apoyar a muchas madres que no cuentan con un espacio físico y el cuidado de un adulto responsable donde dejar a sus hijos al momento de efectuar labores de temporera en el sector frutícola, agroindustrial y zonas turísticas durante este verano.

Para ello, se invita a las interesadas a aprovechar esta excelente oportunidad, que es posible gracias a un convenio suscrito entre la casa edilicia local y el Ministerio de Desarrollo Social, e inscribir a sus hijos e hijas en alguno de estos dos recintos educativos desde el lunes 5, a las 8.30 horas, de modo de asegurar uno de los 50 cupos que dispone cada uno de estos lugares.

Cabe destacar que estos Centros de Atención funcionarán de lunes a viernes, en horario de 8.30 a 17.00 horas, y los menores que asistan podrán participar de una entretenida y lúdica programación deportiva y recreativa, a cargo de monitores especialmente capacitados, a lo que hay que sumar que estos pequeños también recibirán alimentación completa durante cada jornada.

Dentro de las actividades que se realizarán en estos recintos destacan vóleibol, fútbol, tenis de mesa, clases de baile, talleres de teatro, además de salidas al cine y paseos al aire libre, todas ellas iniciativas pensadas para apoyar el proceso de desarrollo de estos menores, contribuyendo de paso a limitar su exposición a potenciales situaciones de riesgo si no tuvieran el cuidado requerido de un adulto responsable.