Colegio de Osorno se arrepiente de ser particular y opta por la "gratuidad"

Por:

Equipo El Vacanudo
19/07/2017

Algunos alumnos ya habían sido retirados de inmediato del establecimiento debido a los altos costos que deberían asumir sus apoderados para el próximo año.

Preocupación generó en la comunidad osornina la decisión del colegio Blas Pascal, el cual manifestó su interés en pasar a ser un establecimiento particular, lo que generaría un amplio gasto por parte de los padres y apoderados interesados en mantener a sus hijos en dicho recinto.

Sin embargo, según informó El Austral de Osorno, desde la dirección del colegio informaron este martes -por medio de una circular- que tras sostener reuniones con la Seremi de Educación, finalmente optarán por seguir recibiendo la subvención estatal para pasar de manera gradual a ser parte de la gratuidad.

En el documento, enviado a la comunidad a la comunidad escolar, los directivos explicaron detalladamente la situación. "Hemos decidido revertir nuestra decisión, comunicada a ustedes el 29 de junio pasado, de tal manera que continuaremos con la subvención del Estado, bajo el sistema de financiamiento compartido entre el Estado y apoderados, motivo por el cual no cambian los valores que ustedes cancelan en la actualidad", inicia la circular.

GRATUIDAD

En este contexto, el escrito también aclara que el establecimiento será gratuito en un plazo no menor el que, según los cálculos realizados, estaría cercano a unos 15 años más.

Además, afirman que lo determinado no tiene relación al lucro ni que ello es el objetivo del colegio, enfatizando que el paso a ser un plantel privado refería a defender el proyecto educativo y las bases del recinto, lo que pese a esta nueva decisión, seguirá siendo defendido ante el ingreso de nuevos apoderados. De esta manera, señalaron que la determinación no se verá afectada en cuanto se aseguren estos aspectos.

Al respecto, la seremi de Educación (s) Claudia Catalán, manifestó al medio su satisfacción ante la nueva postura del Blas Pascal School, valorando además la voluntad de debate sobre el tema. "Destacamos la disposición de la dirección del establecimiento a trabajar en conjunto con el equipo de la Seremi y la Unidad de Apoyo al Sostenedor, para resolver las dudas y acceder a toda la información disponible", afirmó Catalán.

Por su parte, los padres y apoderados mostraron también su conformidad con lo resuelto por la dirección del colegio, pues muchos retiraron de inmediato a sus hijos debido a los altos costos que deberían sostener por este cambio. Así lo afirmó la presidenta del Centro de Padres del colegio, Gísela España, quien señaló que "estamos felices por esta determinación, pero también hay pena por los pocos que se fueron", añadiendo que pronto la comunidad escolar será informada en detalle de lo que esto conlleva y que estos alumnos podrían retornar al recinto educacional.