Accidente Cerebrovascular: Cómo cuidarse de la primera causa de muerte en Chile

Por:

Especial Mi Voz
11/10/2017

En Chile se registran casi 70 casos diarios, de los cuales el 50% queda con secuelas permanentes, 25% muere y el otro 25% recupera su vida previa. 

El accidente cerebrovascular (ACV) es la primera causa de muerte en nuestro país y la segunda a nivel mundial, según cifras del MINSAL el ACV causó 9.004 muertes durante el año 2013 y cada día se registran 69 casos, de los cuales el 50% queda con secuelas permanentes, 25% muere y el otro 25% recupera su vida previa. Cabe señalar que el ACV es un ataque calificado como urgencia, esto porque tiene riesgo vital y/o una secuela funcional grave, además hay un tiempo relativamente corto para actuar;  por  tanto, su asistencia debe ser impostergable.

Es debido a su gravedad y urgencia que el día 29 de octubre se conmemora a nivel mundial el “Día del ACV”, iniciativa que busca concientizar y educar a la población, para así reducir el riesgo asociado a esta emergencia.

Casos de ACV como el del ex deportista y comentarista televisivo Patricio Yañez, el futbolista Hugo Droguett y el músico Jorge González han sido emblemáticos en nuestro país. Así como a ellos, cualquiera podría presentar un accidente de este tipo y por eso es fundamental reconocer los factores de riesgo y los síntomas asociados.

Factores de riesgo y prevención

A pesar de su urgencia, según datos de la American Stroke Association, la prevención del ACV tiene un índice de 80%. Si bien hay factores de riesgo que no se pueden modificar, existen otros que permiten estar más alejados de esta emergencia. Estos son algunos de los cambios de estilo de vida recomendados para prevenir un accidente cerebrovascular:

  • Abandonar el tabaquismo.
  • Bajar el consumo de alcohol.
  • Realizar ejercicio.
  • Realizarse chequeos médicos frecuente, sobre todo, mantener controlada la presión arterial.
  • Tener una alimentación balanceada y saludable.

Síntomas

            Asimetría facial, pérdida de fuerza en un brazo y la incapacidad para hablar con claridad son tres de los principales síntomas por los que se puede identificar un ACV, lo que es primordial, ya que una persona que sufre un accidente cerebrovascular tiene una ventana de sólo seis horas para tratarse y poder reducir las secuelas.