El Covid-19 ha transformado el mundo: Una crisis, una oportunidad

Por:

G100
20/05/2020

Solo hay dos caminos a seguir: lamentarnos por la consecuencias que esto dejará, o trabajar sin descanso para superar las dificultades que esta pandemia nos está presentando y adaptarnos a esta nueva realidad.

Por Gerardo Domínguez
Miembro del G100
www.g100chile.org

En sólo un par de meses, el Covid-19 ha transformado el mundo. La forma en que nos relacionamos, trabajamos y educamos han cambiado radicalmente y, sobre la marcha, hemos tenido que adaptarnos a esta nueva realidad. Y los emprendedores no estamos ajenos a esto, es más, enfrentamos una crisis sin precedentes y para la que no estábamos preparados. 

Actualmente, son miles las empresas que no pueden funcionar o que lo están haciendo a su mínima capacidad. Según cifras entregadas por la Superintendencia de Pensiones, 80.498 compañías se han acogido a la Ley de Protección del Empleo, lo que permitirá que miles de empleados puedan acceder al seguro de cesantía sin poner fin a su contrato laboral, pero ¿qué ocurrirá si esta crisis se mantiene en el tiempo y las ventas y producciones siguen disminuyendo?

Solo hay dos caminos a seguir: lamentarnos por la consecuencias que esto dejará, o trabajar sin descanso para superar las dificultades que esta pandemia nos está presentando y adaptarnos a esta nueva realidad.

En estos momentos los pequeños y grandes emprendedores tenemos la obligación de no parar, de buscar nuevas formas de negocio y de reinventarnos frente a las necesidades del momento. Winston Churchill dijo “Toda crisis es mitad un fracaso y mitad una oportunidad”, y tiene razón. La única forma que tenemos de seguir adelante, es buscar el lado positivo y explotarlo.

Este pensamiento ha sido compartido por varias personas en las últimas semanas. Son muchos los emprendimientos que durante esta cuarentena -opcional y obligatoria- han descubierto nuevas habilidades y las han sabido utilizar. Incluso otros más consolidados, como los restaurantes y supermercados, han buscado cómo adaptarse a la situación y han aprovechado de explotar su línea de productos a través del delivery o el e-commerce.

Adaptarnos es la clave y no es fácil, pero justamente es lo que necesitamos para seguir adelante. Muchas veces cuesta porque creemos estar solos, sin embargo, existen iniciativas chilenas que ayudan con una red apoyo, como lo es el G100, corporación que constantemente busca cómo poder contribuir a los crecimientos de los emprendedores.

El mundo cambió y es nuestro deber, como personas y como líderes de nuestras empresas, renovarnos y trabajar unidos. No debemos olvidar que todos los esfuerzos valen la pena y juntos debemos evitar que cientos de emprendimientos queden en el camino. Es momento de no bajar los brazos, debemos mirar el futuro con optimismo y entender que las crisis son superables.